viernes, 30 de junio de 2017

PROYECTO DE ENERGIA LIMPIA EN LAS CÍES

NOTICIAS
 

La energía que se consuma en las islas Cíes en el 2020 producirá prácticamente cero emisiones porque será limpia. Recurrirá para ello a una mezcla de sistemas de generación a base de renovables. Es el objetivo del proyecto Tutatis, una iniciativa en la que, junto al Parque Nacional Illas Atlánticas, participan el Puerto de Vigo y las ingenierías Inova e Instra. Pedro Pérez, responsable de esta última, explicó ayer que están en plena fase de evaluación para escoger las tecnologías que mejor se adapten al cambio de modelo energético que persiguen. Lo hizo en la jornada de clausura de la tercera conferencia Green Energy Ports que se ha desarrollado en las instalaciones de la Autoridad Portuaria.
La idea, dijo, es aprovechar todos los recursos naturales que ofrecen las islas para dar forma al proyecto: sol, viento, mareas... No es la primera vez que se utiliza el sol, de hecho ya existe una miniplanta de placas solares que aún funciona pero que, según reconoce el director del parque, José Antonio Fernández Bouzas, está un tanto obsoleta ya que en los más de 20 años que lleva instalada «este tipo de tecnología ha evolucionado mucho.
Una de las premisas con las que se trabaja es que los impactos que puedan producir los sistemas sean mínimos. Así, los paneles se situarán sobre los tejados de las distintas edificaciones existentes en las islas, en tanto el aprovechamiento del viento se hará a través de microgeneradores eólicos. El efecto visual, explica Álex Casal, responsable de desarrollo de negocio de Inova, es el mismo que el de un poste de la luz, ya que el rotor también gira en vertical. Además de ser escasamente ruidoso no producirá ningún efecto negativo sobre la fauna, especialmente sobre las aves, que son uno de los grandes valores del ecosistema de las islas.
Tutatis contempla asimismo la eliminación del gasoil como combustible. Los diez generadores que proporcionan electricidad y agua potable a las islas funcionarán con gas natural licuado, con lo que las emisiones a la atmósfera se reducirán al mínimo. «El CO2 que se emite ahora equivale al impacto de 200 vehículos haciendo una media de 15.000 kilómetros al año que, con el mismo número de kilómetros pasará a ser el equivalente a no más de 20 vehículos», afirmó Pedro Pérez.
Por las Cíes circulan habitualmente ocho vehículos, la mayoría de ellos tractores, que también dejarán de utilizar gasoleo, que cambiarán por baterías eléctricas. El gran reto del proyecto es que todos estos elementos no funcionen por separado, sino lograr que funcionen en red.
La tarea en la que ahora trabajan los socios es en la búsqueda de financiación para que pueda ser realidad en el 2020.
Soledad Antón. La Voz de Galicia
Foto: Xulio Villarino

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Dános tu opinión